¿Cómo negociar una deuda con una casa de cobranza?

Si has dejado de pagar una deuda y han pasado al menos 90 días, seguramente tu caso ya lo lleva una casa de cobranza. De ser así, todo lo relacionado con el tema ya no lo verás con el banco o institución que te prestó, sino con esta instancia que será la encargada de darle seguimiento hasta que se liquide el monto pendiente por cubrir

La figura de las casas de cobranza se ha hecho muy común en Colombia. Este tipo de entidades entran al juego por decisión de los acreedores y llevan a cabo un proceso que se conoce como cobranza prejudicial, que tiene como objetivo llegar a acuerdos para el pago y así evitar que el tema escale a un escenario en el que se involucre a la autoridad

Si por cualquier razón te encuentras en esta etapa, seguro tendrás dudas sobre qué sigue y cómo puedes negociar una deuda con una casa de cobranza. A continuación te damos algunos detalles que debes tomar en cuenta.

¿Qué son y qué pueden hacer las casas de cobranza? 

Las casas de cobranza son jugadores que funcionan como intermediarios entre aquellos que han dejado de pagar y la institución que otorgó el crédito. Su misión principal es mantener la comunicación con los responsables de las deudas en aras de recuperar el dinero que se debe

Es importante tener en cuenta que las casas de cobranza no actúan por su cuenta. Es decir, son las mismas instituciones financieras las que encargan a estas entidades la tarea de dar el seguimiento correspondiente a una deuda que no se ha cubierto.

Si bien las casas de cobranza están facultadas por las instituciones para llevar a cabo el proceso de cobro, deben de actuar bajo un estricto marco de respeto. Al respecto, la Superintendencia Financiera de Colombia emitió una serie de criterios que este tipo de entidades deben cumplir al momento de realizar su labor.

Entre otras cosas, la autoridad establece que deben contactar a los deudores en horarios adecuados; además de hacer hincapié en que se deben dirigir con respeto y evitar emprender acciones abusivas

Aunado a lo anterior se deja claro que las casas de cobranza deben cumplir su papel de intermediario y con ello, “ofrecer alternativas eficaces y adaptables a las situaciones particulares de los consumidores financieros”.

Te recomendamos: Seguro para cubrir deudas

¿Qué hacer para negociar una deuda con una casa de cobranza?

Es importante partir del hecho que la principal tarea de las casas de cobranza es buscar alternativas para el pago de las deudas. 

Si has dejado de pagar y una casa de cobranza te contacta, el primer paso es escuchar lo que te tienen que decir. Esto nos permitiría, en primer lugar, corroborar la información y verificar qué se trata de un proceso de cobranza legítimo.

Muchas personas tienden a no querer escuchar nada que tenga que ver con la cobranza y deciden ignorar. Sin embargo, esto puede resultar perjudicial y acelerar, incluso, que el banco pueda llevar el caso a una instancia judicial.

Toma en cuenta que si deseas negociar con una casa de cobranza, todas las acciones que tomes deben partir de la situación que atraviesas. Ser conscientes de las capacidades económicas reales, permitirá explicar mejor el momento que se atraviesa y que se puedan idear soluciones de pago

En caso de llegar a un acuerdo, no pierdas de vista que todo debe quedar por escrito. Esto para evitar malos entendidos en un futuro.

Ahora bien, resulta relevante mencionar que si no deseas negociar con una casa de cobranza, simplemente por no tener tiempo o no sentirte preparado para hacerlo, existen alternativas que te pueden apoyar en ese proceso.

Por ejemplo, hoy en día se vislumbran opciones como las reparadoras de crédito. Este tipo de empresas te ayudan a negociar el pago de deudas y serán un apoyo para que las casas de cobranza no te molesten más

El modelo de las reparadoras de crédito parte de dos vertientes: por un lado, negocian con los acreedores nuevo esquemas para cubrir los montos pendientes, y a la par, generar un plan de ahorro personalizado con el fin de que sea con recursos propios que se liquiden los adeudos; esto, además que incluso, ayudan a conseguir descuentos para pagar menos. 

Una de las ventajas de acercarse con una reparadora de crédito es que se garantiza el éxito en la negociación. Y es que, si decides actuar por tu cuenta, la inexperiencia podría jugar en contra. En cambio, al contar con el acompañamiento de especialistas, se asegura lograr las mejores condiciones posibles para salir del problema

Quizá te interese: Financieras que te dan para liquidar préstamos

¿Cuándo una deuda pasa a judicial?

En Colombia, como en cualquier parte del mundo, cuando contratas un crédito con una institución financiera firmas un contrato, lo que significa que si incumples con los términos y te niegas a pagar el proceso puede llevar a términos legales. 

Lo que significa que tu acreedor buscará cobrarte a través de medios judiciales, pero ¿sabes en qué momento puede comenzar a hacerlo? 

La respuesta es sencilla: inmediatamente después de que incumplas con tus obligaciones financieras, dado que eso autoriza a la institución financiera para comenzar el proceso. 

Pero no te asustes, ningún banco te llevará a proceso al primer mes que dejes de pagar, la mayoría espera hasta tres meses, e incluso antes lleva a cabo una etapa de conciliación en la que te ofrece alternativas para liquidar el préstamo o ponerte al corriente con los pagos. 

Te recomendamos: No quiero pagar mis deudas

Este es el camino 

Si tras meses de impago no se ha llegado a un acuerdo de conciliación, lo primero que hará la entidad financiera será comenzar formalmente con un cobro “pre-jurídico”. 

Es decir, realizará un último intento para alcanzar un acuerdo, pero bajo la advertencia de que al no lograrlo procederá de manera judicial 

Lo anterior llevará un tiempo de aproximadamente 10 días, y si no hay éxito la institución financiera dará inicio con el cobro jurídico, en donde un juez puede dictaminar que se te embarguen los bienes, congelar cuentas bancarias y hasta confiscar parte de tu salario.

Lo anterior, con la finalidad de que pagues el compromiso financiero que adquiriste. 

Resumen de los pasos: 

  • Invitación a pagar tu mes o meses atrasados 
  • Insistencia para que te pongas al corriente 
  • Negociación para normalizar tus pagos 
  • Alternativas para que liquides la deuda por completo 
  • Advertencia sobre un futuro proceso judicial 
  • Aviso de que iniciará el proceso legal 
  • Notificación de que tu caso lo está viendo un juez 
  • Determinación del juez 
  • Embargo, congelamiento de cuentas, confiscamiento del salario, etcétera. 

¿Qué hago si recibo una notificación de cobro judicial? 

Primero que nada guarda la calma. Piensa en la situación y recurre a un abogado para que se encargue de defenderse ante el juez. 

La contratación de un abogado es fundamental, pues debes tomar en cuenta que esa notificación te ha llegado porque incumpliste con un contrato firmado, el cual tiene validez legal ante las autoridades colombianas. 

También ten en cuenta que el juez exigirá que se cumplan las etapas procesales, como por ejemplo la conciliación, es decir, tendrás una nueva oportunidad de llegar a un acuerdo con el banco y detener el proceso judicial.  

El abogado juega un papel fundamental, pues te deberá aconsejar para que obtengas un  acuerdo o con la entidad a la que le debes y comenzar el proceso. Además debe procurar que el proceso no se extienda y termine de la mejor manera para ti. 

En resumen, un cobro jurídico es un derecho de todo acreedor que posee un contrato firmado por el deudor, con el cual puede solicitar ante la ley de Colombia que se le pague conforme a lo acordado previamente. 

Al tratarse de un proceso complicado, tanto el acreedor como el deudor deben contratar un abogado al momento de iniciar un proceso de estos para que el abogado pueda recomendarle que hacer y qué decisión tomar, esto con el propósito de que el proceso sea corto y que ambas partes queden satisfechas.

ResuelvetuDeuda

No te arriesgues a un cobro judicial 

Enfrentar un cobro judicial no es agradable ni sencillo, por eso el mejor consejo que te podemos dar es que evites por todos los medios llegar a ese punto.  

Para esto, lo primero que debes cuidar es no sobreendeudarte, es decir, jamás tomes más deudas de las que puedas pagar. Haz un presupuesto y comprueba cuánto dinero puedes destinar mensualmente al pago de alguna deuda. 

Si ya es demasiado tarde y has dejado de pagar a tu acreedor, lo peor que puedes hacer es desentenderte. 

Habla con un ejecutivo de la institución financiera, explícale tu situación económica y trata de llegar a un acuerdo, ya sea mediante un plazo más largo, abonos más pequeños o hasta con una reducción de la deuda a cambio de que la liquidez en un solo pago con otro préstamo. 

Si ya es demasiado tarde y no puedes llegar a un arreglo, también te puedes acercar a especialistas como Resuelve tu Deuda. 

Se trata de una reparadora de crédito con más de 11 años de experiencia en países como México, España, Portugal e Italia. Su trabajo consiste en negociar con la entidad a la que le debes y conseguir un descuento de hasta el 50 por ciento en tu deuda. 

Ahora ya sabes cómo cuidar tus finanzas, cómo salir de aprietos y las consecuencias judiciales de no pagar un crédito. Recuerda que una vida financiera sana es sinónimo de una vida personal tranquila.  

Quizá te interese: Qué pasa si no pago una deuda al banco

¿Cómo es un proceso de embargo por deuda en Colombia?

*Por Delia Angélica Ortiz

Si contrataste un crédito y dejaste de pagarlo corres el riesgo de que tus bienes, sueldo o hasta propiedad te sean embargados; sin embargo, en Colombia hay un proceso legal que siempre se debe seguir. Así que no te dejes engañar. 

Lo primero que debes saber es que el embargo es una medida cautelar que se aplica sobre los bienes de una persona denominada como deudor, la cual no ha cumplido con alguna obligación o que le adeuda algo a otra persona, la cual se le clasifica como acreedor. 

Muy importante es que para lo anterior debe existir evidencia, es decir, algún contrato firmado que indique que el acreedor le prestó al deudor.

Además, el embargo, en primera instancia, debe ser visto como una medida para garantizar el pago en cuestión, pues su objetivo principal no es incautar de manera definitiva los bienes, sino inmovilizarlos hasta que el deudor liquide el pago. 

No obstante, en caso de que esta liquidación no llegue en el plazo acordado, dichos bienes servirán para saldar la deuda al llevar a cabo una subasta de los mismos.   

Estos son los pasos a seguir en un embargo:

Todo debe ser por la vía legal, así que si un acreedor quiere comenzar un proceso de embargo contra su deudor, primeramente deberá solicitarlo ante un juez competente, quien estudiará el caso con base en las evidencias y decidirá si procede o no. 

Suponiendo que el juez da un fallo positivo y ordena el embargo, se informa al demandado y pueden suceder distintas cosas dependiendo el tipo de procedimiento.  

Por ejemplo, si se trata de un embargo de bienes no sujetos a registro, es decir, muebles, electrodomésticos, aparatos eléctricos, etcétera, el juez ordenará el “secuestro” de estos, que  es una diligencia en la que se entregan las cosas embargadas a un funcionario público denominado secuestre. 

Este funcionario será el encargado de custodiar los bienes hasta que el demandado salde la deuda, de lo contrario será él mismo el que los pondrá en subasta para obtener dinero y pagar al acreedor. Si sobra dinero, este es regresado al deudor.  

En tanto, si se trata de bienes sujetos a registro, es decir, bienes inmuebles o automóviles, el juez comunicará su decisión a la autoridad competente para que haga la correspondiente inscripción en el registro, con lo que se entenderá efectuado el embargo. 

Por ejemplo, si el embargó es de una casa, la autoridad competente es la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos. 

¿Hay posibilidad de detener un embargo? 

Evidentemente la posibilidad más sencilla de detener un embargo es evitando llegar a este, pero también es posible frenarlo pagando el total de la deuda por la cual se te está demandando, pues el objetivo no es despojarte de tus bienes, sino que hagas frente a tus obligaciones financieras.

Debes tomar en cuenta que absolutamente ninguna institución financiera quiere llegar al embargo, pues este proceso representa una serie de gastos y tiempos que no están dispuestos a enfrentar, por lo que es su última opción. 

Lo anterior significa que siempre estarán abiertas a una negociación, por lo que te recomendamos acercarte directamente a tu acreedor, exponerle claramente cuál es tu situación financiera y tratar de llegar a un acuerdo, ya sea un descuento en la deuda, pagos más pequeños, un mayor plazo, etcétera. 

Lo peor que puedes hacer es no enfrentar el problema, pues tarde o temprano te llegará un aviso de embargo, ante lo cual será demasiado tarde para negociar y sólo podrás evitarlo con el pago completo de tu adeudo más los gastos legales.

También tienes derechos al ser embargado 

Recuerda que antes de ser embargado, la autoridad te debe notificar de esta acción por medio de un requerimiento judicial, al tiempo que debe darte un plazo para liquidar la deuda y regresarte tus bienes. 

Además, hay una lista de cosas esenciales que de acuerdo con la ley colombiana no pueden ser embargadas, por ejemplo: 

  • Salario mínimo y pensiones
  • Televisión 
  • Radio 
  • Computadora personal 
  • Utensilios de cocina 
  • Nevera 
  • Muebles necesarios para la subsistencia 
  • Combustible 
  • Alimentos 
  • Ropa 

Ahora ya sabes que si bien un embargo es un derecho al que pueden acudir las personas a las que le debes, también sabes los derechos que tú tienes pese a ser deudor. 

Te recomendamos: Créditos personales para pagar deudas

¿Cómo saber qué casa de cobranza tiene mi deuda?

Si han transcurrido muchos meses desde que dejaste de pagar una deuda bancaria, es muy probable que otra empresa se haya puesto en contacto contigo para que te pongas al día. 

Por ley, los bancos tienen la posibilidad de asignar a un tercero el cobro de créditos pendientes, con el objetivo de recuperar la mayor cantidad de dinero posible.

A estas empresas se les conoce como casas de cobranza, y en términos simples se trata de firmas especializadas en contactar a los clientes de los bancos y otras empresas que otorgan financiamiento y persuadirlos para mantenerse al corriente con sus compromisos financieros.

Antes de entrar en detalle de la operación de las casas de cobranza y cómo puedes saber si un banco ha destinado  tu deuda a una firma de este tipo, te recordamos la importancia de mantenerte al corriente en el pago de tus deudas; sin embargo, pueden presentarse situaciones que quedan fuera de nuestras manos como la pérdida de empleo o disminución de los ingresos y en consecuencia se complica estar al día con las mensualidades de los créditos.

¿Por qué un banco encarga a una casa de cobranza el pago de mi deuda?

En Colombia la ley permite a las instituciones financieras echar mano de un tercero para contactar y cobrar a sus clientes en caso de retrasos severos de sus créditos. Así, es muy probable que hayas recibido alguna llamada telefónica o alguna notificación por parte de una casa de cobranza donde te invitan a pagar.

Si quieres saber si una casa qué casa de cobranza se está haciendo cargo de tu deuda, la forma más sencilla es acudir a tu banco y preguntar si ha dejado a otra empresa la responsabilidad de cobrarte. 

Lo más común es que la casa de cobranza se ponga en contacto contigo, se identifique y detalle la forma de su operación, dejando en claro que su labor es invitarte a retomar los pagos pendientes de tu crédito.

¿Me pueden amenazar las casas de cobranza?

Por desgracia, muchas de estas empresas han cometido prácticas ilegales para tratar de obligar a la gente a pagar sus deudas, utilizando amenazas y otras tácticas intimidatorias, empleando lenguaje inapropiado, situaciones que no están permitidas.

 Si en este momento estás siendo víctima de un hostigamiento por parte de una casa de cobranza, puedes interponer una queja en la Superintendencia Financiera de Colombia. 

Entre las prácticas que NO pueden realizar las casas de cobranza destacan:

  • No atender las reglas de las autoridades financieras colombianas.
  • Efectuar cobros por gastos de cobranza.
  • No aplicar mediación con los clientes y tratar de obligarlos a pagar.

¿Qué sí tienen permitido las casas de cobranza?

Ante el maltrato que aplicaban a los clientes, a partir de 2008 se definieron las reglas sobre las buenas prácticas para este tipo de empresas, poniendo en primer lugar que la relación entre una casa de cobranza y un moroso debe realizarse de forma respetuosa, abriendo canales de comunicación en donde se invite al usuario a retomar el pago de sus créditos pendientes.

En ese sentido, las casas de cobranza pueden buscarte en tu domicilio en horarios prudentes, llamarte por teléfono sin que se convierta en un acoso, enviarte invitaciones para pagar, por mencionar las más importantes.

¿Qué hago para ponerme al corriente en mis deudas?

Si después de que una casa de cobranza se puso en contacto contigo y en términos cordiales han llegado a un acuerdo para retomar tus pagos, lo primero que debes hacer es analizar tu situación económica y elaborar un presupuesto en el que destines una cantidad específica para ponerte al corriente con tus créditos. En algunos casos, deberás recortar algunos gastos con el objetivo de tener la mayor cantidad de dinero disponible para tus deudas sin que esto represente un problema para tus finanzas personales.

Otra alternativa que puedes considerar es apoyarte con expertos para aliviar tu bolsillo. Una reparadora de deuda es una buena opción, ya que se trata de firmas especializadas en analizar tus posibilidades de pago y a partir de un análisis de tus ingresos y gastos realizan un plan de ahorro para que en determinado tiempo puedas liquidar tu deuda.

Seguro para cubrir deudas: ventajas y desventajas

Nadie está a salvo de sufrir algún imprevisto que le impida continuar con el pago de sus deudas. Si alguna vez has pensado qué ocurre si por algún inconveniente fuera de tu alcance no puedes cumplir con tus compromisos financieros, existen algunas opciones para cubrirte y en tanto la situación mejora.

La mayoría de los bancos cuenta con seguros de deuda, los cuales funcionan para pagar el adeudo pendiente en caso de que un cliente sufra algún accidente, quede en estado de invalidez o desafortunadamente llegue a perder la vida.

Dependerá de cada institución financiera el tipo de seguro y alcance de su cobertura que ofrecerá a los usuarios. A continuación te presentamos los más comunes.

¿Qué tipos de seguro de deuda existen?

Los más comunes están ligados a créditos de largo plazo y por cantidades elevadas de dinero, pero podrás encontrar algunos más específicos que pueden darte tranquilidad mientras terminas de pagar tu deuda: 

  • Seguro de vida. Cubre el saldo pendiente de un cliente en caso de que fallezca o sufra incapacidad permanente, y en la mayoría de instituciones financieras su contratación es obligatoria al momento de contraer un crédito. En este caso, el pago de la deuda pendiente se realiza de forma inmediata.
  • Seguro de incendio y terremoto. Protege el saldo pendiente por pagar en caso de presentarse siniestros de este tipo. Cubre el valor de la propiedad de acuerdo con el avalúo que se realizó al momento de solicitar el financiamiento, con lo que se recomienda actualizarlo de forma periódica. En caso de que contrates un crédito hipotecario y el inmueble se queda como garantía al banco, tendrás que solicitar de forma obligatoria este seguro. Algunos bancos ofrecen como parte de este seguro, hospedaje en hotel, servicios de reparación, entre otros. 
  • Seguro de autos. Protege el vehículo cuando queda como garantía del crédito para adquirirlo y cubre el saldo pendiente en caso de accidente o robo. Algunas instituciones amplían este producto a una producción en caso de terremoto y otro tipo de siniestros, además de ofrecer asesoría personalizada al cliente. Cubre el valor comercial que tenga el vehículo al momento de presentarse la pérdida.

Existen también otros seguros mucho más especializados para cubrir, microcréditos, créditos al consumo, entre otros, los cuales se encargarán de pagar el saldo pendiente de este tipo de préstamos en caso de presentarse una enfermedad, incapacidad y muerte. 

Es muy importante que si estás interesado en adquirir cualquiera de estas opciones de protección financiera, compares entre varias opciones y pidas asesoría personalizada por parte de la empresa para conocer a detalle el costo, cobertura, servicios adicionales, entre otros y no tengas sorpresas que representen un gasto extra para tu bolsillo.

¿Por qué es importante contratar un seguro de deuda?

Protege tu patrimonio. Pongamos un caso muy extremo. Imagina que tienes un accidente grave y en consecuencia ya no puedes trabajar. Si no contaras con un seguro, es muy probable que tus deudas  se mantengan y será tu familia quien se encargue de pagarlas, complicando aún más la situación. En ese sentido, si cuentas con un seguro para tus créditos, te olvidarás del tema y utilizar tu dinero para los gastos cotidianos sin afectar las finanzas familiares.

Conoce el detalle de tu seguro

Es muy importante que la aseguradora o cualquier tipo de entidad financiera que te ofrezca el seguro te explique en qué casos se tiene cobertura y en cuáles no. Es muy común que ocurran algunas situaciones que no estén cubiertas y el seguro no se hará responsable, con lo que deberás de enfrentar la pérdida con tus propios recursos. En ese sentido, te recordamos que como consumidor, tienes derecho a pedir información clara y permanente por parte de las empresas sobre los productos que ofrecen y evitar contratiempos que afecten a tu economía. 

¿Cómo saber mis deudas en Colombia?

Por Delia Angélica Ortiz

Cualquiera puede ser víctima de un fraude financiero. Es por ello que la recomendación es revisar con regularidad que todas las deudas a nuestro nombre sean realmente compromisos financieros que nosotros adquirimos. En caso de que alguna no corresponda a nuestros movimientos crediticios, habrá que reportarla. 

En Colombia, la manera de verificar el historial moroso es a través de una central de riesgo como www.datacredito.com.co/

Las centrales de riesgo almacenan los datos de identificación, ubicación demográfica, así como comportamiento de pago y el nivel de endeudamiento de los usuarios de la banca. Son instituciones que llevan un registro de las personas que realicen operaciones crediticias con entidades financieras o empresas, de acuerdo con la Ley 1266 de 2008.

Para evaluar la información consideran todas las actividades bancarias, así como los pagos realizados, la puntualidad y la morosidad. Es decir, si adquirió un crédito automotriz o si usa tarjetas de crédito, todos sus movimientos serán reportados ante estas centrales.

En estas bases de datos queda consignado el status en el que se encuentra el adeudo, es decir, si ya está pagado o si tiene retraso para saldar la mora. De hecho, al momento de consultar la historia crediticia aparecerán los montos y las instituciones financieras a las cuáles se ha recurrido, por lo que si se identifica un crédito que no se haya solicitado, hay que levantar la queja correspondiente de manera inmediata.

Te recomendamos: Seguro para cubrir deudas

¿Cómo me quejo si no reconozco un adeudo? 

  1. Llamar o acudir a la institución financiera que supuestamente otorgó el crédito para levantar un reporte y aclarar la situación. 
  2. Acudir a la Superintendencia Financiera de Colombia, organismo gubernamental que se encarga de defender los derechos de los usuarios financieros. Especialmente en aquellos casos en los que la institución financiera no atienda la queja oportunamente. 
  3. La Superintendencia Financiera ofrece asesoría a los deudores para que se defiendan ante un cobro indebido. 
  4. Tener un historial limpio es fundamental para que los usuarios de crédito mantengan su reputación como “buenos pagadores” ante las instituciones financieras. 

¿Cómo consultar mi historial en Datacrédito? 

  1. Ir a la página de internet datacredito.com.co/
  2. Elegir el apartado a Mi DataCrédito y haz clic en “Ingresar”
  3. Ingresar todos los datos que pide el formulario de registro: número de identificación, nombre, correo electrónico, celular y una contraseña. 
  4. Validar nuestra identidad financiera con teléfono, dirección, historia bancaria o deuda.
  5. El sistema habilitará la consulta gratuita para acceder a DataCredito y saber si estás reportado, cuál ha sido tu comportamiento de pago, así como cuáles son tus cuentas abiertas y cerradas. 

¿Cómo salgo de la central de riesgos?

Estar registrado en las centrales de riesgo no es algo negativo. La información de todo aquel que haya gestionado algún producto financiero con una institución bancaria o financiera y la haya pagado puntualmente o no, estará en esos registros con la respectiva calificación positiva o negativa.

Así que pedir estar fuera de una central de riesgo es casi imposible y poco conveniente, especialmente cuando el registro de comportamiento de pago es positivo. Es decir, ser un buen pagador también es recompensado, pues es posible aspirar a mejores oportunidades de crédito que se pueden utilizar en el futuro para comprar bienes, por ejemplo, una casa.

Solo aquellos que jamás hayan iniciado su vida financiera están fuera de los registros de las centrales de riesgo, pero eso también significa que cuando aspiren a solicitar una tarjeta o comprar un carro a plazos, se les dificultará obtener la autorización de la línea crediticia.

Todo aquel que use crédito o incluso tenga una cuenta de ahorros está registrado en esas bases de datos. Si tu comportamiento como deudor ha sido bueno y eres un pagador responsable, estas centrales calificarán de manera positiva para que sigas siendo sujeto de crédito.

¿Quiero quitar mi marca negativa?

Las centrales de riesgo están legalmente facultadas para conservar en sus archivos toda la información histórica de una persona, esto implica datos positivos y negativos del comportamiento de pago del moroso.

Ahora bien, un registro como deudor hace referencia al tiempo de mora, al tipo de cobro, al estado de la cartera y, en general, a aquellos referidos a una situación de incumplimiento de obligaciones que tienen un monto máximo de permanencia de cuatro años para permanecer anotados con una marca negativa en la central.

Esos años se contarán, a partir de la fecha en que sean pagadas las cuotas vencidas o sea pagada la obligación vencida.

Sin embargo, cuando la mora haya sido inferior a cuatro años, el tiempo de permanencia de este reporte negativo no podrá exceder el doble de la mora. Esto significa que si el atraso es de seis meses, entonces el dato negativo permanecerá por un año.

Si estás en una situación de esta naturaleza, pensar en una reparadora de crédito puede ser la solución para mejorar paulatinamente el historial crediticio y ser nuevamente sujeto de confianza para bancos y otras instituciones financieras.

Las reparadoras de crédito son un modelo de negocio novedoso y disruptivo que conecta la tecnología con nuevas soluciones financieras dentro de un ecosistema bancario en el que no siempre todos tienen cabida. Son empresas que han resultado particularmente benéficas para aquellos deudores que no tuvieron un buen manejo de su economía personal y gastaron más de lo que ganaban. 

Los morosos son personas que pueden rehabilitarse financieramente, a través de una buena guía de ahorro, que les permita ser sujetos de crédito nuevamente.

Si necesitas más información sobre cómo operan las reparadoras de crédito o necesitas  asesoría respecto a cómo manejar tus finanzas personales, porque estás en una situación de impago, puedes consultarlas.

Las reparadoras te ofrecerán:

  • Asesoría y finanzas: Tomando en cuenta tus ingresos, egresos y deudas, determinan cuánto puedes destinar al pago de tus deudas.
  • Negociación con los acreedores. Buscan los mejores descuentos que pueden ser en algunos casos de hasta el 50%.

Si decides acercarte a una reparadora de crédito, debes verificar que sea una empresa legalmente constituida y no firmar nada que no entiendas. Asegúrate de tener un contrato, revisar detenidamente las condiciones, estar de acuerdo con cada una de las cláusulas, así como con las sanciones que aplican por retrasos o por terminar de manera anticipada el contrato.

¿Qué es una cuenta corriente?



Al momento de tener tu primer acercamiento con los bancos, particularmente si estás comenzando tu vida laboral, es importante que conozcas y te familiarices con las diversas opciones de productos y servicios que puedes contratar para una buena administración de tu dinero.

Lo primero que tendrás que hacer será contratar una cuenta bancaria, en la cual se depositarán tus ingresos, ya sea por parte de tu empleador o por ti personalmente. En ese sentido, la primera recomendación que te hacemos es que al momento de firmar el contrato con la institución financiera, leas detenidamente todos los términos y condiciones sobre qué puedes hacer y qué no al momento de utilizar este servicio bancario.

Toma en cuenta que no todas las cuentas bancarias son iguales. Existen desde las más básicas hasta otras muy complicadas de acuerdo a las necesidades y operaciones que realizan sus clientes. A continuación te explicamos las características de las cuentas más sencillas.

Te recomendamos: Cuenta de ahorros

La cuenta corriente

Este tipo de producto bancario te permite realizar depósitos y su principal característica es que puedes disponer de tu dinero cuando lo requieras. Para ello, tendrás derecho a utilizar una tarjeta de débito que te proporcionará el banco donde hayas contratado la cuenta.

También te permitirá realizar transferencias por internet, hacer compras en línea e incluso emitir autorizaciones para que alguien más pueda disponer de tu dinero a partir de los famosos cheques; sin embargo, estos documentos han entrado se usan cada vez menos debido a la facilidad de operaciones que se pueden realizar a través de la red.

¿Cómo contrato una cuenta corriente?

Se trata de un proceso muy sencillo que puede realizarse en una sucursal bancaria y en algunos casos, también desde las aplicaciones móviles de algunos bancos. En la mayoría de los casos, no se tiene costo por apertura y el cliente deberá de cumplir con estos requisitos para obtenerla:

  • Solicitud de vinculación y contratación del producto, el cual será proporcionado por el banco.
  • Fotocopia del documento de identidad.
  • Certificado laboral original.
  • Fotocopia del comprobante de ingresos.

¿Cuánto cuesta usar una cuenta corriente?

Dependiendo de cada banco, se podrán aplicar algunas tarifas por algunos servicios. Por ejemplo, algunas te pedirán que mantengas siempre una cantidad mínima en la cuenta, además de que podrían aplicar intereses. En ese sentido, te recomendamos comparar entre varios bancos sobre los precios en este producto y escoger el que más te convenga. 

¿Qué beneficios tiene la cuenta corriente?

Además de la tarjeta de débito para que dispongas de tu dinero en el momento que lo requieras en cajeros automáticos y la emisión de cheques, también te ofrece un sobregiro, que no es otra cosa que un préstamo en caso de que quieras realizar un retiro de tu cuenta y no cuentes con el dinero suficiente para realizar alguna compra, el banco te proporciona la parte restante.

Toma en cuenta que el sobregiro tiene un costo adicional que se calcula a partir de la cantidad que te presta el banco, con lo que debes de ser muy cuidadoso en caso de solicitarlo para evitar problemas de sobreendeudamiento.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de una cuenta corriente?

Destaca la posibilidad de acceder a tu dinero en cuanto lo requieras, a diferencia de otros productos que no te permiten hacerlo hasta después de cierto tiempo y que incluso pueden aplicarte alguna penalización. Se puede utilizar el dinero también para realizar compras en línea y hacer transferencias desde las aplicaciones de los bancos, con lo que son un instrumento muy práctico para la administración de tu dinero.

Su principal desventaja es que en la mayoría de los bancos no te ofrecen más beneficios por contratar sus cuentas corrientes, como la posibilidad de que tu dinero genere rendimientos durante el tiempo en que tengas el contrato de este producto con el banco.

Quizá te interese: Cuenta corriente

¿Qué es un crédito de libranza en Colombia?

En Colombia, cuando eres trabajador o pensionado puedes acceder a un crédito de libranza, que es aquel que se descuenta mensualmente (o dependiendo la frecuencia con la que te pagan) de tu nómina o mesada pensional según corresponda. 

Por lo anterior, la única manera de acceder a este tipo de financiamiento es teniendo un empleo formal o bien, siendo pensionado. 

Se trata de un crédito que es poco riesgoso para las entidades financieras, dado que el pago de descuento de manera automática, es decir, no dependen de la voluntad de pago del acreditado. Por esta razón, es un préstamo fácil de adquirir. 

Claro que, aunque menores, hay riesgos para los bancos, como que el trabajador se quede sin empleo y no consiga uno pronto, o bien, que este o el jubilado al que le dio el préstamo  fallezca y deje la deuda sin saldar. 

A veces te pueden negar el prèstamo 

Ten en cuenta que por muy bajo que sea el riesgo de impago en estos créditos, los bancos prefieren no arriesgar, por lo tanto, si identifican un factor que indique que puedes no pagar, el préstamo no será autorizado. 

Un factor importante que te puede jugar en contra es tu historial crediticio, y es que si tienes alguna mancha debido a que no pagaste alguna deuda en el pasado, el banco asumirá que no eres una persona confiable. 

Por lo anterior, las institución financiera optará por no conceder el préstamo, por más que los pagos están garantizados con tu salario o pensión. 

También toma en cuenta que la estabilidad laboral es un punto fundamental, por lo tanto prácticamente ninguna institución financiera le dará un crédito de libranza a alguien que tenga  menos de tres meses en su trabajo. 

Las instituciones financieras que en Colombia tienen esta modalidad de préstamos son varias. Aquí te dejamos una lista de algunos: 

  • Bancolombia 
  • BBVA 
  • El Banco de Bogotá 
  • Solventa Colombia
  • YaDinero 
  • Krediticy 
  • Prestamos MUndo Viva 
  • Credifuturo
  • Bayport
  • Credy 
  • Lineru 
  • ExcelCredit

Las entidades anteriores son unas cuantas opciones que puedes encontrar en el sistema financiero collombiano, por lo que te recomendamos investigar y comparar, pues cada uno ofrece condiciones diferentes. 

Jamás te podremos decir qué banco es el mejor o el que más te conviene, pues eso sólo dependiendo de tus necesidades. 

Lo que sí te recomendamos es que siempre trates de obtener el crédito con la menor tasa de interés y sin comisiones extra como apertura de cuenta o seguros, pues eso incrementará de manera importante el monto final que deberás pagar. 

Además, recuerda que cada institución te pedirá distintos requisitos para conceder un financiamiento, pero la mayoría te solicitará elementos básicos como identificación oficial, comprobante de domicilio, nombre de la empresa para la que trabajas, comprobante de ingresos, referencias personales, etcétera. 

Te recomendamos: Negociar deuda con casa de cobranza

Ventajas del crédito de libranza: 

  • Se gestionan de manera fácil, rápida y con pocos requisitos. Por ejemplo, sin necesidad de un codeudor o garantía física. 
  • El pago de la cuota se descuenta directamente de la  nómina o pensión, evitando desplazamientos o pagos digitales. 
  • La probabilidad de impago es mucho menor comparada con otros tipos de préstamos, por lo tanto, es poco frecuente el reporte negativo. 
  • Las tasas de interés son menores frente a otro tipo de financiamientos. 
  • En caso de que cambies de trabajo se permite la continuidad del pago mediante tu nuevo empleador. 

¿Qué es la compra de cartera castigada?

Seguro en algún momento te habrás topado con el término cartera castigada. Pero, ¿sabes a qué se refiere? ¿Sabías que en el país es común la compra de cartera castigada?

Para comenzar, es importante decir que la cartera castigada es un concepto que hace referencia a las deudas que han caído en mora y son catalogadas por los bancos como no recuperables.

La calificación de cartera castigada es un término que permite a los bancos llevar un mejor registro contable. Y es que, al otorgar esta distinción, la institución financiera asume que el dinero prestado no regresará y se reconoce como pérdida.

Para que una deuda se considere castigada se deben cumplir ciertos supuestos. Por ejemplo, de acuerdo con datacrédito.com, el crédito en cuestión debe registrar más de 90 días de retraso en el pago.

Es importante decir que cada banco definirá los criterios para establecer qué cuentas entran a cartera castigada. En términos generales, se habla que para incluir bajo este concepto alguna deuda, el banco deberá haber agotado los mecanismos de cobranza extrajudicial; además que el monto por recuperar se deberá considerar como insuficiente para justificar el inicio de acciones legales o arbitrales.

Te recomendamos: Compra de cartera para reportados

¿Cómo funciona la compra de cartera castigada?

Una vez entendió el concepto de cartera castigada, podemos hablar de la compra de este tipo de cuentas.

De esta forma, la compra de cartera castigada es una práctica que se observa en el mercado financiero y que tiene como objetivo ceder los derechos sobre deudas que han caído en mora y que se consideran irrecuperables, esto a cambio de una contraprestación.

Principalmente, los bancos recurren a la decisión de vender las cuentas que se encuentran en cartera castigada con el fin de aminorar las pérdidas. Y es que, al vender los derechos sobre esas deudas, la intención es recuperar una parte del dinero, y que la pérdida que se asume sea menor.

La compra de cartera castigada de los bancos se realiza por parte de despachos de cobranza especializados. Estos jugadores, al adquirir los derechos sobre las deudas, adquieren el poder de cobrar los compromisos.

El que un banco decida vender su cartera castigada dependerá de los criterios previamente establecidos por la propia institución.

Te recomendamos: Compra de cartera hipotecaria

Compra de cartera y compra de cartera castigada

Resulta importante no confundir el producto de compra de cartera que ofrecen los bancos con el esquema para comprar deudas irrecuperables.

Cabe recordar que el esquema de compra de cartera que se oferta por diversas instituciones financieras persigue otros fines. En este caso, el objetivo es brindar la posibilidad para que una persona unifique y transfiera sus deudas a otro banco, con la intención de mejorar las condiciones crediticias o lograr una reestructura de pago.

El banco vendió mi deuda, ¿qué puedo hacer?

Si has dejado de pagar, la mejor opción es buscar mecanismos para ponerte al corriente. Ignorar el problema, y solo dejar de cumplir, no es una salida. 

Ahora ya lo sabes, si tu deuda cayó en mora y el banco la considera como irrecuperable, la historia terminará ahí. Y es que, en todo caso, la institución podría venderla para que un despacho de cobranza sea el encargado de recuperar el dinero.

En el caso de que el banco haya cedido los derechos sobre tu cuenta, lo más importante será confirmar la información y verificar con quién tendrás que negociar. Aunque, toma en cuenta que quizá negociar con los despachos de cobranza podría ser más complicado.

Por ello, si te encuentras en un momento complejo, en el que no puedes seguir pagando, la mejor opción es buscar alternativas. Incluso, acercarse con el propio banco para explorar soluciones de pago.

Si estás en una situación en la que no encuentras salida, el modelo de las reparadoras de crédito podría ser una opción. Si ya has dejado de pagar, este tipo de empresas te pueden ayudar a negociar con los acreedores y a la par, generar un esquema de ahorro para que con recursos propios liquidez el compromiso, sin la necesidad de solicitar nuevos préstamos.  

¿Cuáles son los bancos que compran cartera en Colombia?

Hablar de la compra de cartera es hablar de un producto financiero que puede resultar útil en algún momento de la vida de los colombianos.

Como es sabido, la compra de cartera es un crédito que permite unificar diversas deudas y transferirlas a otra institución, para concretar lo que se conoce como consolidación de pasivos. En otras palabras, el objetivo que se persigue con la compra de cartera es mejorar las condiciones del crédito, como una tasa de interés más baja, y lograr en la práctica un reestructura que permita hacer más llevadero el pago de los compromisos.

Hoy en día, una gran variedad de bancos contemplan la compra de cartera dentro de su anaquel de productos. Si bien todos tienen la misma esencia, unificar deudas y lograr mejores condiciones de los créditos, cada opción presenta particularidades que se deben tomar en cuenta.

Te recomendamos: Compra de cartera: ventajas y desventajas

Así, en la actualidad, al menos 14 instituciones cuentan en sus filas con la compra de cartera. Entre los bancos que destacan que se encuentran:

  • Bancolombia.
  • Scotiabank Colpatria.
  • BBVA.
  • Banco de Bogotá.
  • Davivienda.
  • Fondo Nacional de Ahorro.
  • Banco Finandina.
  • Itau.
  • Banco Popular.
  • Banco Agrario.
  • Av Villas.
  • Banco Pichincha.
  • Banco de Occidente.

¿Qué tipos de compra de cartera existen?

Si bien la compra de cartera parte de la posibilidad de unificar las deudas y transferirlas a otro banco, cada institución maneja características especiales sobre el producto.

Por ejemplo, en términos generales se pueden ubicar tres grandes tipos de compra de cartera: aquella que permite transferir deudas de tarjetas de crédito; la opción que da pie a unificar y trasladar deudas como créditos personales y de consumo en general; así como la alternativa para migrar un crédito hipotecario.

Dentro de las opciones que se pueden visualizar en el mercado, algunos bancos incluso permiten unificar y trasladar estos tres tipos de deuda en una sola operación. Claro, esto depende de cada institución.

Cabe destacar que también existe el crédito de libranza para compra de cartera. Este tipo de producto parte de la naturaleza de acceder al esquema con mejores tasas, al permitir que el cobro del financiamiento se haga directamente del salario del trabajador.

También resulta importante hacer mención que no es lo mismo la compra de cartera que ofrecen los bancos, a la compra de cartera vencida que existe en el mercado financiero.

La compra de cartera vencida se trata de un esquema mediante el cual los bancos ceden, a cambio de una contraprestación, los derechos sobre deudas que han caído en mora. Con ello, aquellos que adquieren estos derechos se vuelven los nuevos dueños de las deudas, con todo lo que ello implica.

¿En qué momento resulta conveniente solicitar una compra de cartera?

Si te encuentras en un momento en el que tu salario ya no da para cubrir el pago de tus deudas, la compra de cartera puede ser una alternativa.

La compra de cartera es un producto que permite mejorar el perfil de la deuda. Es decir, al transferir y unificar las deudas en otro banco, se abre la posibilidad de establecer nuevas condiciones de pago. Así, por ejemplo, se puede extender el plazo para cubrir el saldo pendiente, con ello se da la oportunidad de reducir el pago mensual que se venía realizando.

Dicho de otra manera, la compra de cartera permite hacer más llevadero el pago de las deudas. No obstante, hay algunos puntos a considerar.

No se debe perder de vista que la compra de cartera es en los hechos, una práctica en la que se solicita una nueva deuda para cubrir deudas vigentes. Este factor si bien puede ayudar a mejorar la administración de las deudas, a la larga puede resultar más costoso.

Toma en cuenta que al comenzar con un nuevo crédito, el pago de intereses se reiniciará. Además, si decides ampliar el plazo de la deuda, eso representará terminar de pagar en un mayor tiempo.

Antes de decidir solicitar una compra de cartera, evalúa tu situación personal. Si bien puede ser un salvavidas, se tendrá que actuar con responsabilidad para que no se convierta en una bola de nieve que solo aumente el nivel del problema.

Recuerda que si ya no puedes pagar tus deudas, una alternativa por evaluar es las reparadoras de crédito.

Quizá te interese: Tasas de compra de cartera